12/2/10

Abretecorazón hoy en...AbreteHogwarts


Capitulo tres.

Todos los pasillos de Hogwarts estaban en plena ebullición, los estudiantes corrían de una clase a otra, iban cargados de libros, ensayaban pócimas en cualquier rincón, disparaban sus varitas ensayando conjuros y demás hechizos; los exámenes finales estaban encima. Pero había tres estudiantes que se encontraban encerrados en una pequeña sala escondida entre las paredes de Hogwarts hablando de cosas totalmente ajenas al bullicio del colegio. Ron Brugal, Hermione 77 y Alberti_no Pottes tenían claro, tras los sucesos extraños sucedidos durante todo el año, que algo muy grande iba a suceder. En el lateral de la taza humeante de café, de repente comenzó a aparecer una imagen…era el rostros de Jerus Blake, el padrino de Pottes. Su rostro blanquecino tras sus muchos años recluido en la prisión de mas alta seguridad del mundo mágico, abretecatraz, le había dejado bastante perjudicado. Aun así seguía luciendo su larga cabellera pelirroja y ondulada, y el piercing en forma de libro sobre la ceja izquierda.

- Hola Alberti_no Pottes como van esos exámenes? Que hacéis que no estáis estudiando?
- Porqué te proyectas Jerus? Sabes que es muy peligroso, y más ahora cuando parece claro que Ekimort está a punto de hacer alguna de las suyas, y hacer peligrar el buen rollito en el mundo.
- Lo se , por eso estoy aquí. Debéis prepararos, estoy intentando localizar a Fénix, a los padres de Ron, y a toda la Orden del Pingüino para que estén preparados, se avecina algo gordo. Pero de momento me pareció adecuado avisaros, manteneros alerta, no bajéis la guardia. Y sobre todo no bebáis si tenéis que conducir.- y así con las mismas desapareció su imagen, dejando brillante el corazón rojo que adornaba la taza.

Los tres se quedaron en silencio, pensando en lo que había comentado Jerus Black.

- A quien acudir ahora que no está Fénix?, Ojálala Moody parece querer ayudarnos, pero me da mucho yuyo hablar con ella, siempre mirándote con ese ojo, y no tengo claro si esta con nosotros o no- dijo Pottes.
- Yo creo que deberíamos hablar con EnmaGonaghall, ella sabrá que hacer y como prepararnos.- comentó Hermione 77. Dicho alusión hizo enrojecer a Brugal, pues recordaba los sucesos atisbados en casa de Hagrod.

Parece que era la opción más sencilla y así, salieron de la sala escondida en busca de la profesora.
Ella se hallaba en su despacho, su melena negra caía por delante de su rostro blanquecino, mientras sus manos trabajaban con urgencia sobre algo que se hallaba sobre la mesa. Era una mujer muy alta y delgada, con rasgos felinos, que se contoneaba como una verdadera pantera negra. Mirarla hacía enloquecer un poco a aquellos que se deleitaban con su cuerpo. Levantó el rostro, y dejó ver que lo que tenía en sus manos era un libro de transformaciones, donde estaba cogiendo apuntes. No les dió tiempo a abrir la boca, la profesora rápidamente les lanzó varias cosas a cada uno, con el fin de que las cogieran con rapidez.

– Profesora, que significa esto? Para que queremos estos objetos? – preguntó Hermione 77 mirando las cosas lanzadas.

Allí había una cuchara, un cazo, y un cucharón.

- Quiero que cuando llegue el que acojona y sus secuaces estéis preparados, entre los tres deberéis juntar vuestros poderes y mientras que lo hacéis empuñareis estos objetos, apuntándoles a ellos, mientras recitáis el conjuro que os daré a continuación, que estaba terminando de escribir, deberéis recitarlo tal y como lo leéis aquí, y escenificarlo, pues sino perderá todo su poder.

Los tres salieron del aula, y abrieron los papeles que les había dado la profesora, allí se podía leer:

Soy una taza (manos a la cintura)
una tetera (una mano a la cintura y la otra rollo egipcio)
una cuchara (los dos brazos arriba, ahuecándolos y juntando las palmas)
un tenedor. (Los dos brazos arriba alabando al sol)

Soy un cuchillo (los dos brazos unidos arriba)
un plato hondo ((Vuestra mano deberá pasar por delante de vuestro cuerpo con movimientos ondulantes)
un plato llano (extenderéis el brazo por delante vuestro rollo Pulp fiction)
un cucharón (extenderéis vuestros brazos hacia delante como si fuerais una canasta de balonmagia)

¡¡¡Atención, si todo ha ido bien, esta será la parte más complicada, pues a estas alturas del conjuro vuestros adversarios deberían estar pendientes de vuestros movimientos e intentaran seguirlos, si os siguen correctamente estarán vencidos!!!!

Soy un salero tirititi (contoneo alegre)
un azucarero tirititi (igual contoneo)
una batidora tirititi (como cuando bailáis la Batidora, esa canción estival hit de nuestra cadena 40 principesmagicos)
una olla express pi pi (y el toque final, tirón con el brazo derecho, a estilo maquinista de la general.)

Si lo habéis hecho bien, ellos estarán derrotados, agotados de menearse y debilitados. Así podrán llegar el resto de la Orden y demás amigos del bien. Animo chicos y mucha suerte, yo quisiera ayudaros, pero últimamente estoy un poco liada enseñando a cocinar a Hagrod.

Firmado: EnmaGonaghall, la pantera sigilosa

10 comentarios:

  1. :))

    Que gran conjuro...leñe que me meo tooooo!!!! =))

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajaja, no sé qué es mejor, si el conjuro o el último consejo de Jerus =)) =)) =))

    ResponderEliminar
  3. Yo quiero a la Gruñ haciendo el movimiento sexy con coreografía la próxima vez que venga a los madriles :D

    ResponderEliminar
  4. :)) hacía mogollón que no me pasaba por aquí
    :-h
    Que filón lo de Howarts, Me mola :P

    ResponderEliminar
  5. Deciros que ya está escrita la cuarta parte, y que tendrá que existir una quinta, pues queda el final de la historia.

    ResponderEliminar
  6. Me encantan las descripciones. El que acojona, acojona...
    Y la coreografía ya la tengo dominada, ya veréis ya... =))

    ResponderEliminar